La quiso con el triste amor que inspiran las personas que no nos quieren. Borges

martes, 11 de octubre de 2016

Hospital

Primero era una fijación por las horas exactas, las en punto, después no pude evitar darme cuenta cuando dieron las horas exactas con un minuto. Me pareció que igual era algo verdaderamente peculiar. Una hora exacta con dos minutos.
Me perdí en el conteo entero de una hora, admirando cada parpadeo numérico.




Quiero darle todo mi apoyo a la gota que tiembla antes de salir del filtro del suero.
Gritarle:
¡ánimo, un empujón más! 

Entonces formar parte del pequeño lago que se acumula en el tubo que guarda las demás gotas miedosas que circularán toda la sonda hasta mi sangre.

No hay comentarios: