La quiso con el triste amor que inspiran las personas que no nos quieren. Borges

sábado, 17 de diciembre de 2016

Estaba en la primaria, teniendo los primeros recuerdos de una infancia desastrosa, el primer amor... un desastre. El segundo amor, una herida abierta. Llegó a la secundaria, otro montón de encuentros fatales. Pero nadie sospechaba, ni ella misma, que terminaría preparando para la cena un huevo estrellado y spaguetti que solo necesita agua para estar listo. Al final solo tomó una cerveza, fumo un cigarro y se acostó a descansar la larga jornada de un trabajo que nunca sospechó que tendría a esa edad.

No hay comentarios: